Harold Eugene Edgerton


“Doc. Edgerton”. Yousuf Karsh (1983)

Harold E. Edgerton (1903-1990), nacido en el estado de Nebraska EUA, a temprana edad se inició en el campo de la Fotografía, encausado por uno de sus tíos. Estudió Ingeniería Eléctrica y se graduó en 1925, en 1926 ingresó al Instituto Tecnológico de Massachusetts donde inició sus trabajos sobre estroboscopia. Dentro de sus muchos talentos es reconocido como ingeniero, educador, explorador y fotógrafo. Es considerado como el padre del flash electrónico, en el ámbito fotográfico.

Edgerton supuso la ventaja que brindaría a los fotógrafos contar con una unidad de destello de luz portátil que permitiera una gran cantidad de destellos, recordemos que las unidades de flash de la época utilizaban una bombilla (foco) por disparo, por lo que los fotógrafos debían cargar con una cantidad considerable de focos, el flash electrónico permite que su lámpara destelle una gran cantidad de veces sin necesidad de ser reemplazada.

En sus inicios en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), inició trabajando con el estroboscopio para estudiar el movimiento de mecanismos en maquinaria, el estroboscopio emite breves destellos repetitivos de luz espaciados a tiempos constantes, lo que permite ver una parte de la acción, con lo que pareciera que, por un breve momento, el suceso se “congelara” en el tiempo, lo que permite ver con detalle el suceso en momento preciso. Edgerton aplicaba esta técnica por ejemplo para ver el trabajo de los engranes en maquinaria pesada.

Edgerton visualizó que el estroboscopio no sólo era útil para brindar datos en el campo de la investigación, podía ser utilizado también como herramienta dentro del medio del espectáculo. Para esto, inició a captar bailarines a medio salto y posteriormente a gran variedad de objetos en movimiento, hombre inquieto no perdía oportunidad en mostrar y producir su trabajo, de modo tal que aplicaba la técnica fotográfica de flash electrónico para congelar movimiento tanto de objetos comunes, hasta deportistas, razón por lo que es considerado como uno de los grandes impulsores de la fotografía de “alta velocidad y de stop action”.

Su afición a la fotografía le conlleva a conocer a profundidad la técnica del proceso fotográfico y aplica la técnica conocida como fotografía de “obturador abierto”, ésta consiste en mantener el obturador de la cámara fotográfica abierto, en una habitación obscura y en el momento preciso, producir el destello de luz que iluminará al sujeto fotográfico, con lo que se logra congelar en el tiempo el momento preciso de una acción. De este modo, Edgerton obtiene, entre otras, la famosa imagen “Coronet” la imagen de la gota de leche en forma de corona al estrellarse sobre un plato.

Algunos de sus conocidos mencionan que Edgerton nunca se consideró un artista, sin embargo, la comunidad artística lo ha distinguido en diversas ocasiones, por ejemplo, su famosa fotografía de la corona de leche, elegida para ser expuesta originalmente en el museo de Arte Moderno de Nueva York en 1935, o bien, su participación en la película “Quicker than a wink!” (¡Más rápido que un guiño!), película en la que participó invitado por la Metro Goldwyn Mayer (MGM) en 1940, cinta galardonada por la academia en Hollywood.

Edgerton no sólo produjo una cantidad de imágenes de gran sentido estético, la aplicación de la fotografía estroboscópica abrió brecha para nuevas maneras de estudiar entre otras la dinámica de fluidos, corrientes de aire y funcionamiento de las máquinas. Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de los Estados Unidos, a través del Coronel George Goddard (1889 – 1987) solicitó a Edgerton el diseño de un artefacto que permitiera a la fuerza aérea de ese país, realizar acciones de reconocimiento aéreo nocturno, por lo que Edgerton diseña y desarrolla un flash electrónico tan potente como para cubrir las necesidades de iluminación para tal fin.

“Cutting the Card Quickly”. Harold E.
Edgerton (1964).

En conjunto con Kenneth Germeshausen (1907 – 1990) y Herbert Grier (1911 – 1999), exalumnos de Edgerton, transcurrieron años de colaboración conjunta, y proponen reemplazar las lámparas de mercurio por las de gas argón, con lo que se obtiene un destello más luminoso, para 1939 en conjunto con la empresa Kodak, desarrollan un estrobo para fotógrafos profesionales, el Kodatron.

A fines de la Segunda Guerra Mundial (1947), la llegada de contratos gubernamentales les impuso la necesidad de conformarse en una empresa, por lo que fundan la compañía EG&G, que entre otras comisiones, trabajó para la Comisión de Energía Atómica de los EUA por lo que tuvieron que diseñar una cámara fotográfica capaz de fotografiar una explosión nuclear, además fabricaron luces estroboscópicas utilizadas tanto en pistas de aeropuertos, faros marítimos e incluso fotocopiadoras.

Para 1952, Jacques Yves Cousteau (1910 – 1997) contacta a Edgerton en el MIT, en busca de ayuda para solventar los avatares que la fotografía submarina representaba en la época, por lo que planean una expedición a la costa francesa, esto sólo representa el inicio de los trabajos sobre fotografía submarina para Edgerton, desarrollando tanto estuches para cámaras como unidades de flash submarinos. Estos trabajos también inspiraron a Edgerton para diseñar el sonar de barrido lateral, lo que revolucionó, entre otros, el campo de la arqueología submarina.

Desde 1927, Edgerton enseñó y dirigió investigaciones en el MIT, donde se convirtió en uno de los profesores más memorables, a quien sus colegas llamaban Doc Edgerton. Pese a la cantidad de reconocimientos recibidos en diversas áreas del quehacer humano, Edgerton se consideraba antes que nada un profesor, posterior a su fallecimiento se abrieron dos centros de investigación para honrar su memoria, uno en el MIT y otro en Aurora, cuya misión principal es llevar a cabo, lo que Edgerton consideraba su trabajo más importante, la enseñanza.

Durante su vida Edgerton obtuvo docenas de patentes por sus invenciones, fue distinguido con gran cantidad de reconocimientos dentro de los que destacan la medalla Nacional de Ciencia en 1973 y la adición de su nombre en el Salón de la fama de Inventores en 1986. También es ampliamente reconocido por su trabajo fotográfico, algunas de sus imágenes son consideradas íconos del siglo XX como la fotografía de una bala atravesando una manzana. Sus trabajos de fotografía estroboscópica ilustraron fenómenos científicos de tal manera que el registro fotográfico del momento fue comprensible para millones de personas.

Referencias:

  • Edgerton. (12/Dic/2018). Harold E. Edgerton in World War II. Recuperado de http://web.mit.edu/6.933/www/Fall2000/edgerton/www/main.html
  • Edgerton Center. (12/Dic/2018). About Doc Edgerton. Recuperado de https://edgerton.mit.edu/about/about-doc-edgerton
  • Vandiver, K. & Kennedy, P. (2005). Harold Eugene Edgerton (1903–1990), National Academies Press , 86, 2 – 23.
  • Varios (1979). Enciclopedia Práctica de la Fotografía. Barcelona: Salvat S.A.

Imágenes:

  • aCurator Magazine. (20/Dic/2018). Harold Edgerton by Yousuf Karsh. Recuperada de http://acurator.com/blog/2015/04/harold-edgerton-by-yousuf-karsh.html
  • The Museum of Fine Arts, Houston. (26/Dic/2018). Cutting the Card Quickly. Recuperada de https://www.mfah.org/art/detail/32945?returnUrl=%2Fart%2Fsearch%3Fshow%3D50%26classification%3DPhotographs%26onView%3DTrue%26page%3D2

Sitios recomendados:

Video sobre fotografía de alta velocidad (en inglés) (5:22).  “Milk Drop: Behind Harold ‘Doc’ Edgerton’s Photo & High-Speed Photography | 100 Photos | TIME”

Número Guía


En la actualidad uno de los accesorios de iluminación más utilizado es el flash electrónico. Para poder calcular la exposición correcta al utilizar unidades de flash es necesario conocer la intensidad del destello de luz que producen, el fabricante de dichas unidades nos indica esta intensidad denominada Número Guía.

Gran cantidad de cámaras fotográficas actuales incorporan una pequeña unidad de flash electrónico en su diseño, y cuentan con sistemas que permiten calcular la exposición correcta al utilizarlo de modo automático, estos sistemas funcionan de modo aceptable la gran mayoría de los casos sobre todo al ser utilizados a cortas distancias. Sin embargo, en ocasiones deseamos utilizar más de una unidad de flash e inclusive unidades de estudio y en la gran mayoría de estos casos los sistemas para cálculo de exposición automático no funcionan.

Cierto es que para calcular la exposición correcta al utilizar unidades de flash electrónico podemos recurrir al uso de accesorios tales como el exposímetro para flash, éstos son accesorios que nos implican un gasto monetario extra. Otro modo en que podemos calcular la exposición correcta es realizar los cálculos a partir del Número Guía.

Para poder calcular la exposición correcta al utilizar unidades de flash es necesario conocer la intensidad del destello de luz que producen, el fabricante de dichas unidades nos indica esta intensidad denominada “Número Guía”. Dado que, al utilizar estas unidades de destello, la velocidad de obturación está condicionada a la velocidad de sincronización de nuestra cámara (sobre todo en equipos con obturador de plano central) el control de la exposición depende fundamentalmente del diafragma, y la sensibilidad del material fotosensible.

Por norma internacional ISO (International Standard Organization) el número guía de las unidades de destello debe expresarse en número “f” (valores de diafragma), estar referido a película con sensibilidad 100/21° ISO y la distancia expresada en metros. Esto implica que en términos fotográficos el número guía de las unidades de flash, nos indica el valor de diafragma necesario para obtener una exposición correcta, cuando la unidad de flash se encuentra a un metro de distancia del sujeto fotográfico al utilizar material fotosensible de 100/21° ISO, cuya expresión algebraica podemos observar en la Fórmula # 1.

En muchos de los casos, las unidades de flash portátiles presentan una escala que correlaciona la distancia del flash con la sensibilidad del material y el diafragma a utilizar, con lo que podemos calcular la exposición para diversas combinaciones de estos parámetros, otra manera para calcular la exposición es utilizando la expresión de la fórmula # 1.

Que despejada resulta en la fórmula # 2 y nos permite conocer el diafragma necesario al variar la distancia flash – sujeto. Por su parte, si deseamos conocer el diafragma para una sensibilidad distinta a 100/21° ISO, basta con calcular la diferencia en pasos en la sensibilidad y ajustarlos para reemplazar el número guía.

Supongamos una unidad de flash con número guía 16, por definición sabemos que para obtener una fotografía correctamente expuesta será necesario colocar esta unidad a un metro de distancia de nuestro sujeto, utilizando material con sensibilidad 100/21° ISO y ajustar el diafragma a un valor f/16.

¿Pero qué sucede si coloco la unidad a dos metros de distancia?

Realizando los cálculos notaremos que ahora el diafragma debe ajustarse a un valor de f/8, como podemos observar de la Ecuación # 1.

¿Y si decido utilizar una sensibilidad distinta a una mayor distancia?

En este caso debemos considerar la diferencia en pasos de la sensibilidad elegida con respecto a 100/21° ISO y posteriormente sustituirlos en el valor del número guía o bien del diafragma resultante.

Por ejemplo, supongamos utilizar material con sensibilidad 400/27° ISO, con una unidad cuyo número guía es 11 colocada a una distancia de dos metros a nuestro sujeto fotográfico.

La diferencia en pasos en cuanto a la sensibilidad es de dos pasos menos, ahora bien, podemos considerar que el número guía se transformó en 22 y sustituir este valor para calcular el # f correspondiente a dos metros (Proceso # 1, Ecuación # 2) o bien podemos calcular el # f correspondiente para dos metros y sensibilidad 100/21° ISO y al valor de diafragma obtenido cerrarle dos pasos (Proceso # 2, Ecuación # 2).

Debemos considerar que en la mayoría de los casos el cálculo de la exposición por medio del número guía es bastante adecuado, sin embargo, bajo ciertas condiciones éste puede no ser preciso, por ejemplo, al utilizar el flash en sujetos con gamas tonales extremas (claros u obscuros) o bien al utilizarlo en exteriores en ambientes muy obscuros, en cuyo caso es conveniente realizar pruebas para calibrar el equipo bajo estas condiciones.

Referencias:

  • Freeman, M. (1991). The 35 mm Handbook. Londres: Park Lane.
  • Hedgecoe, J. (1993). Photography Basics. Nueva York: Sterling Publishing Co.
  • Spencer, D. (1974). Fotografía Aplicada. Barcelona: Omega.
  • Varios (1979). Enciclopedia Práctica de la Fotografía. Barcelona: Salvat S.A.

Ley del Inverso de los cuadrados


Todos sabemos que a medida que nos alejamos de una fuente de luz, la intensidad de ésta disminuye, en Fotografía es común utilizar fuentes de luz artificial y la intensidad de dichas fuentes no sólo depende de la potencia de la lámpara de nuestro equipo, además influye la distancia entre la fuente de iluminación y nuestro “sujeto fotográfico”.

Esta pérdida de intensidad lumínica también la podemos observar con nuestra fuente de luz natural, el sol, si consideramos la forma de nuestro planeta podremos visualizar que, la luz de “nuestra estrella” recorre una distancia distinta para iluminar el ecuador, que la que recorre para iluminar los polos. Sin embargo, para efectos de exposición no consideramos la diferencia implícita en cuanto a intensidad de luz, esto se debe a que la diferencia proporcional entre estas distancias es en realidad mínima, es decir, al comparar la distancia que recorre la luz desde el sol al ecuador es prácticamente la misma que la distancia recorrida entre el sol y los polos.

Pero qué sucede cuando nosotros utilizamos alguna fuente de luz artificial, bien sea una fuente de luz continua o alguna unidad de flash. En realidad, en estos casos estamos trabajando a distancias (en comparación) muy cortas, las podemos medir en metros, y al variar esta distancia, la diferencia proporcional en cuanto a distancia sujeto – fuente lumínica puede variar considerablemente, y por tanto el cambio de intensidad es considerable.

Si bien la “Ley del inverso de los cuadrados” es precisa sólo para fuentes puntuales de luz, ésta puede ser aplicada para la mayoría de los equipos fotográficos de iluminación. Podemos ver la expresión matemática para esta Ley en la fórmula # 1, y nos indica que:

“La intensidad de la luz varía inversamente proporcional al cuadrado de la distancia, entre la fuente lumínica y el plano de iluminación.”

Veamos esta situación, al alejar la fuente luminosa del plano a iluminar, la intensidad de la luz disminuye (relación inversa), pero de forma cuadrática, es decir si la distancia entre la fuente de iluminación y nuestro sujeto fotográfica se duplica, la intensidad lumínica no disminuye a la mitad, sino a la cuarta parte.

Si consideramos una fuente de iluminación puntual, la luz emanada de ella se desplazará en todas direcciones conformando una esfera luminosa, sin embargo, para fines prácticos en fotografía consideramos sólo una porción de esa esfera luminosa, aquella que se dirige de la fuente luminosa al sujeto fotográfico, es decir sólo el “cono de luz” que se dirige a nuestro sujeto fotográfico, como vemos en el esquema anterior. Ahora bien, a mayor distancia entre la fuente luminosa y la superficie iluminada, no sólo tendremos una menor intensidad de luz sobre dicha superficie, además el área iluminada será mayor. Supongamos una determinada fuente de iluminación que colocada a un metro de distancia ilumina una superficie n con una intensidad lumínica x. Si retiramos esta fuente de iluminación a dos metros de distancia, ahora la intensidad con la que iluminará a la superficie será cuatro veces menor (x/4) al tiempo que la superficie cubierta por luz será cuatro veces mayor.

Ahora bien, este concepto aplicado en el ámbito fotográfico nos permite estimar la manera en que variará la iluminación con respecto a la distancia entre nuestro accesorio de iluminación y el sujeto fotográfico. Por un lado, cuanto varía la intensidad lumínica de nuestro accesorio de iluminación, y por el otro, la superficie que cubrirá dicha iluminación.

Veamos, si nuestro accesorio de iluminación cubre una superficie de un metro cuadrado y requerimos una exposición de f/11 para determinada sensibilidad y velocidad de obturación, al retirar nuestro accesorio a dos metros de distancia, entonces el área cubierta será de cuatro metros cuadrados, pero la intensidad de la luz disminuirá en ¼, lo que en términos fotográficos representa una disminución de dos pasos, por lo que la exposición en este caso deberá ser f/5.6 para la misma sensibilidad y velocidad de obturación.

Ahora bien, si en lugar de “retirar” nuestro accesorio de iluminación lo acercamos, lo anteriormente descrito es cierto, pero en valores inversos. Supongamos el mismo accesorio de iluminación del caso anterior, sólo que en esta ocasión acercaremos el mismo a medio metro de nuestro sujeto fotográfico, ahora la intensidad de iluminación es cuatro veces mayor, dado que el área iluminada es sólo una cuarta parte que el caso anterior (25 cm.2), el cálculo lo podemos observar en la ecuación # 1, por tanto, la exposición correcta en este caso deberá ser f/22 para la misma sensibilidad y velocidad de obturación.

Referencias:

  • Freeman, M. (1991). The 35 mm Handbook. Londres: Park Lane.
  • Kerr, N. (1982). Thechnique of Photographic Lighting.New York: AMPHOTO.
  • Varios (1979). Enciclopedia Práctica de la Fotografía. Barcelona: Salvat S.A.