Al utilizar tubos o fuelles de extensión en fotomacrografía se aumenta la distancia entre el objetivo y el material fotosensible, esto ocasiona que la distancia mínima de enfoque se reduzca considerablemente con lo que se logra un mayor grado de aumento en la imagen, pero al mismo tiempo, la luz que forma la imagen recorre una mayor distancia para llegar al material fotosensible, por lo que la imagen pierde intensidad lumínica, razón por la que en fotografía se menciona que estos aditamentos roban luz.

Consideremos en primer lugar alguna situación fotográfica donde se requiere de un grado de aumento específico, como ejemplo podremos considerar aquellas fotografías de las que requerimos obtener medidas del sujeto fotográfico, una colección de monedas por ejemplo, si fotografiamos cada una por separado procurando “llenar el cuadro” en cada toma nos podría dar la impresión de que todas las monedas poseen el mismo diámetro, para fines comparativos tendríamos que hacer referencia al grado de aumento en cada caso, o bien cambiar la técnica y fotografiar cada moneda con el mismo grado de aumento.

Recordemos que el grado de aumento con estos aditamentos depende de la relación entre la distancia focal de nuestro objetivo y la extensión del aditamento, cabe hacer mención que la distancia focal del objetivo indicada por el fabricante está calculada para el objetivo enfocado al infinito, distancia que puede variar sensiblemente sobre todo en objetivos macro.

La fórmula # 1 es la expresión algebraica que nos correlaciona el grado de aumento con la distancia focal y la extensión.

 

De modo que para calcular la extensión necesaria para obtener el grado de ampliación deseado podemos despejar la longitud de la extensión a partir de la fórmula #1, resultando la fórmula #2.

 

 

De modo tal que si deseamos obtener un grado de ampliación 1X (tamaño real o proporción 1:1) con un objetivo de 50 mm. de distancia focal, necesitamos utilizar una extensión de 50 mm. tal como podemos observar en el ejemplo #1.

Por otra parte, al utilizar tubos o fuelles de extensión, la distancia que recorre la luz, dentro del sistema óptico para llegar al material fotosensible es mayor, ya que no sólo deberá recorrer la distancia focal del objetivo sino además la distancia que agregamos con el aditamento de extensión y esto, por supuesto producirá que la imagen a nivel del material fotosensible posea una menor intensidad lumínica. Es por esta razón que en fotografía generalmente se dice que los accesorios de extensión roban luz.

En el caso de cámaras con exposímetros TTL, esto puede parecer poco importante, sin embargo, si el cálculo de la exposición se realiza a partir de un exposímetro manual o bien de una unidad de flash externo, el no considerar esta disminución en la intensidad lumínica nos dará como resultado fotografías subexpuestas.

Para contrarrestar esta pérdida de intensidad de luz, los fotógrafos recurrimos a cálculos numéricos, tal es el caso de aplicar la “ley del inverso de los cuadrados”, o bien el cálculo del denominado #f efectivo, debemos utilizar el que más se nos facilite.

Número f efectivo.

Utilizar este método de cálculo consiste en calcular el número de diafragma que permitiría la misma intensidad de luz si no utilizáramos un aditamento de extensión, dicho de otra manera, calculamos el número f equivalente con respecto a la pérdida de intensidad lumínica, la expresión la podemos observar en la fórmula # 3.

 

Recordemos que el número f es la expresión de “la cantidad de veces que cabe el diámetro del diafragma en la distancia focal del objetivo” cuya expresión algebraica podemos observar en la fórmula # 4. De esta fórmula debemos notar que el valor de Ø es el valor de dicho diámetro expresado en milímetros y es igualmente representado en la fórmula # 3. Para poder calcular su valor podemos despejar a partir de la fórmula # 4 con lo que nos resulta la expresión de la fórmula # 5.

……………………………..            

Supongamos que realizaremos una fotografía para la cual utilizaremos un objetivo de 50 mm. con un aditamento de extensión de 50 mm. de longitud y que nuestro exposímetro manual nos indica utilizar un diafragma f/4. Por supuesto si el objetivo lo colocamos en f/4 sabemos que la fotografía resultaría subexpuesta, para evitarlo calculamos cuánta intensidad de luz perderemos por factor de la extensión, para lo cual aplicaremos las operaciones del ejemplo # 2

Si observamos el resultado obtenido en el ejemplo # 2 obtenemos un #fef = 8, lo que nos indica que; si colocamos nuestro diafragma en un valor de 4, en realidad por efecto de la extensión se comportará como un diafragma f/8. Dicho en términos fotográficos, por efecto de la extensión del accesorio perderemos dos pasos, lo que deberemos compensar por medio del diafragma, la velocidad de obturación o ambos.

Si la profundidad de campo es prioritaria, entonces podemos compensar esta pérdida abriendo dos pasos la velocidad de exposición, pero si el riesgo de vibración es prioritario, entonces podemos abrir dos pasos el diafragma. Otra opción sería abrir un paso el diafragma y un paso por medio de las velocidades de obturación.

 Referencias:

  • Arnold, C., Rolls, P., Stewart, J. (1974). Fotografía Aplicada. Barcelona: Omega.
  • Blaker, A. (1989). Handbook for Scientific Photography 2a ed. Boston: Focal Press.
  • Spencer, D. (1974). Fotografía Aplicada. Barcelona: Omega.
  • Webb, T. & Webb, A. (1981). Techniques of Biological Close Up Photography. Canada: Queen´s University.
Share This