En 1787 nace Jacques Louis Mande Daguerre (1787 – 1851), probablemente el personaje más famoso de los involucrados en el descubrimiento de la Fotografía. Inició su trabajo como aprendiz de arquitecto a la edad de dieciséis años, cuando cobró gran fama por los montajes de escenarios que realizó para el teatro de París.

A partir de la experiencia adquirida en cuanto a la iluminación de tales escenarios, creó el teatro de ilusiones impresionistas (impressive illusions theatre) que consistía en escenarios de grandes pinturas (22 X 14 metros) de lugares famosos donde se presentaban cambiantes efectos luminosos, esta puesta en escena la denominó como Diorama. Para lograr las perspectivas reales de las pinturas, usualmente se ayudaba de la cámara obscura.

En 1826 Daguerre conoció a Joseph Nicéphore Niépce (1765–1833) -quien buscaba mejorar los procesos, litográfico y de reproducción auxiliado por la “cámara obscura”– a través de un óptico parisiense -Charles Chevalier (1804 – 1859)- que surtía de implementos ópticos a ambos “investigadores”. Niépce y Daguerre formaron una sociedad en enero de 1829, con el propósito de perfeccionar el método desarrollado por Niépce. Daguerre, hombre de negocios ambicioso, constantemente discutía con Niépce respecto a explotar comercialmente el método desarrollado por este último, dada la obstinación que caracterizaba a Niépce, éste se negaba argumentando que el método no estaba del todo perfeccionado, los tiempos de exposición todavía eran muy prolongados. La sociedad entre ambos tuvo una corta duración, ya que en 1833 acontece el deceso de Niépce.

Daguerre continuó con la investigación del proceso, utilizando placas de cobre recubiertas de plata, sobre este tipo de placas se obtenía una imagen con la ayuda de la Cámara Obscura. En 1835, Daguerre realiza un importante descubrimiento, cuando observa una de sus placas, que por accidente días antes colocó sobre un tazón en que se le había quebrado un termómetro. En dicha placa se había revelado la imagen latente que contenía, por la acción del vapor de mercurio, habiendo descubierto con esto un método para revelar las placas, lo que permitía que el tiempo de exposición necesario para la placa disminuyera de horas a tan sólo treinta minutos. Este proceso para lograr imágenes es humildemente bautizado con el nombre de Daguerrotipo.

Tanto Daguerre como Niépce, habían buscado socios dispuestos a aportar capital para realizar sus investigaciones, pero los socios potenciales de esa época no estaban dispuestos a arriesgar su dinero en un invento que no generaba confianza económica. Daguerre, hombre de negocios ambicioso, recurre a Francois Arago (1786 – 1853), astrónomo electo como diputado por los Pirineos Orientales del Parlamento en 1830.

Arago al conocer el método de Daguerre reconoce la importancia potencial que ofrecía, tanto para las artes como para las ciencias y otros dominios, cabe recalcar que su principal estímulo por la Fotografía era en consideración a la utilidad científica que le confería. Así pues, a principios de 1839, Arago promueve en la Cámara de Diputados la adquisición por el Estado de dicho proceso.

Samuel F. Morse conoció a Daguerre en marzo de 1839, días después Morse comentaba con sus familiares:

“No pueden imaginar lo exquisito del detalle fino retratado por este método, ninguna pintura o grabado pueden esperar lograr acercársele. Por ejemplo, cuando se mira una calle, uno puede captar detalles de carteles publicitarios y notar en ellos la existencia de líneas o letras, sin ser capaz de captarlas a simple vista. Con la ayuda de una lente de mano, apuntando a este detalle, cada letra se volvió clara y perfectamente visible….” (Frizot, 1998, p. 28).

Seis semanas después de que Arago sometiera el proceso consideración de la Cámara de Diputados, Gay – Lussac (1778 – 1850), presenta el proyecto de ley para que el gobierno francés adquiriera el proceso de daguerrotipia ante la Cámara de los Pares, donde menciona:

“Todo lo que ocurre al progreso de la civilización, al bienestar físico y moral del hombre, debe ser objeto constante de la solicitud de un gobierno ilustrado, a la altura de los destinos que se le han confiado; y quienes, tras afortunados esfuerzos, secundan esa noble tarea, deben encontrar honrosas recompensas por su éxito.” (Freund, 1983, pp. 27-28).

En julio de 1839, ante tanta elocuencia ambas Cámaras aceptaron el proyecto por unanimidad y acordaron entregar una suma vitalicia al inventor del daguerrotipo; el pintor Daguerre, así como al hijo de su excolaborador, Niépce. A partir de ese día, el proceso del daguerrotipo el espejo con memoria comenzó a ser muy utilizado, se comentaba que para realizar daguerrotipos “no requiere de conocimientos en dibujo… y cualquiera puede tener éxito y realizar la técnica tan bien como el autor del invento”.

Referencias:

  • Beaumont, N. (1986). The History of Photography from 1839 to the Present. Londres: Secker and Warburg.
  • Freund, G. (1983). Fotografía y Sociedad. Barcelona Ed. Gustavo Gili, S.A.
  • Frizot, M. (1998). A New History of Photography. Alemania: Könemann.
  • Leggat, R. (1995). A History of Photography; from its beginnings till the 1920s. Recuperado de: http://www.mpritchard.com/photohistory/
  • Sabatier-Blot Jean-Baptiste (1801-1881) – [1], Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3112794

 

Share This