Cuando encontramos el término Fotografía digital, en muchas ocasiones nos encontramos ante la incógnita respecto a si se trata de alguna técnica particular del proceso fotográfico, es alguna disciplina derivada de la Fotografía o bien es un nuevo campo que ha desplazado a las antiguas técnicas fotográficas.

En los inicios del proceso fotográfico no se tenía una definición para el mismo, los iniciadores de éste propusieron diversos nombres tales como daguerrotipos, calotipos, el espejo con memoria o bien, el lápiz de la naturaleza. Es en marzo de 1839 en que Sir John Frederick William Herschel (1792 – 1871), presenta ante la Royal Society, un documento intitulado Notas sobre el arte de la Fotografía, o la aplicación de los Rayos Químicos de la Luz con la finalidad de la Representación Pictórica, en donde explica que estos procesos poseen una factor común y éste es el uso de la luz para lograr imágenes permanentes y por lo tanto deberían ser denominados con el nombre de Fotografía, término que deriva de las raíces griegas photós (luz) y graphía (escritura).

Actualmente la Fotografía es considerada como el proceso de registro de imágenes en que se utiliza algún tipo de radiación electromagnética, utilizando para tal fin materiales que reaccionan a dichas radiaciones.

Por su parte el término digital, que en algunos diccionarios encontraremos definido como relativo a los dedos, sabemos que en el campo de la informática se refiere a información codificada en números binarios es decir variables discretas. Y es en este sentido al que se refiere el término en el campo fotográfico, obtener imágenes por medio de luz y transcribirlas en números.

En 1975 Steven Sasson (1950 – ) trabajando para la empresa Kodak, presenta lo que se considera como la primer cámara digital para foto fija, se trata de una cámara con un poder de resolución de 0.01 Mega pixeles y un peso aproximado de 3.5 Kg. Dando así inicio al proceso que hoy denominamos como Fotografía Digital. No es sino hasta los años 90’s en que Kodak comercializa el producto, en gran medida dados los avances informáticos de la época que permitían un uso comercial.

El proceso de la Fotografía Digital se divide en tres pasos fundamentales:

  • Captura,
  • Procesamiento
  • Salida.

Efectivamente, la mayoría de los equipos actuales realizan estos tres pasos de modo secuencial, en un principio se debía contar con la ayuda de una computadora para realizar los dos últimos, y no es que actualmente no sea necesario, lo que sucede es que la cámara digital posee una computadora integrada.

Veamos, de modo muy general, cada uno de estos pasos.

Captura

Para obtener una fotografía se requiere de algún material que sea capaz de reaccionar a la luz (fotosensible), en el caso de la fotografía digital este material fotosensible es un chip de silicón, bien puede tratarse de un CCD (Charged Coupled Device) o bien de un CMOS (Complementary metal oxide semiconductor) éstos últimos son los más utilizados comercialmente ya que presentan un menor costo de producción.

Este chip está constituido por pequeños puntos de silicón (fotositos) ordenados en forma de una retícula, éstos al recibir luz, liberan una cantidad de electrones directamente proporcional a la cantidad de luz que reciben (a mayor cantidad de luz mayor cantidad de electrones liberados), ahora bien si contamos la cantidad de electrones liberados por cada fotosito de nuestro sensor obtendremos una representación numérica de las diferencias de intensidad lumínica de nuestra escena, lo cual es realizado por un chip conocido como convertidor Análogo – Digital.

Por supuesto este chip está incorporado en la cámara digital, pero, ¿habías considerado que es el mismo principio del escáner? Por supuesto, éste es un derivado de la fotocopiadora y ambos son a final de cuentas, cámaras fotográficas de aplicación y uso particulares.

Procesamiento

Ya que conocemos las diferencias de intensidad lumínica de nuestra escena, lo que resta es ordenar estos datos provenientes del sensor en un archivo y guardarlos en algún dispositivo, no sin antes realizar algunos ajustes por medio de (algoritmos) rutinas matemáticas (de modo informático) al mismo, por ejemplo, el balance de blancos.

No debemos confundir esta fase del proceso con el denominado Postproceso (Revelado digital), que es una etapa que se realiza en la computadora utilizando algún programa de edición de imágenes digitales en el que podemos manipular el archivo para realizar algunas modificaciones. ¡Sí, modificaciones!, no corregir defectos de la toma, una fotografía vibrada o fuera de foco no podrán corregirse, por potente que sea el programa de edición utilizado.

Salida

En esta fase se prepara al archivo de la manera más adecuada para el tipo de presentación a que se utilizará la imagen fotográfica. Los requisitos para cada tipo de presentación particular varían acorde al uso que se hará de la imagen, baste considerar el tamaño de archivo que producirá una imagen de alta resolución y grandes dimensiones para ser utilizada en un póster, contra el que requiere una imagen que sólo será vista en la pantalla del teléfono celular.

Cabe hacer mención que antaño, cada una de estas tres fases se realizaban por separado, por lo que era necesario utilizar una computadora. Actualmente las cámaras digitales poseen procesadores que realizan estas tres fases de modo transparente para el usuario, con excepción de algunos formatos ofrecidos en cámaras a partir del nivel medio de usuario.

Si consideramos la Fotografía como el proceso por medio del cual podemos “capturar imágenes por acción de la luz” podemos entonces entender por qué se dice que es la base fundamental para el desarrollo de técnicas derivadas de la misma, tal es el caso del cine, la televisión y el video. Si bien la Fotografía Digital representa un “parte aguas” respecto al proceso fotográfico al no depender de un proceso fisicoquímico (plata) para su realización, consideramos que se trata de una técnica más dentro del proceso fotográfico.

Referencias:

Share This