La Fotomacrografía, es una de las técnicas de acercamiento en Fotografía, consiste en realizar fotografías a distancias muy cortas entre el elemento a fotografiar y el equipo fotográfico, con la intención de lograr capturar el mayor detalle posible del sujeto fotográfico. En realidad, no es una técnica difícil de realizar, sin embargo, como todo campo fotográfico requiere de práctica y paciencia, por lo que en el presente artículo presentaremos algunas recomendaciones generales para obtener imágenes de calidad.

Dependiendo del aditamento utilizado es posible que necesitemos considerar situaciones particulares que nos impondrá el uso de los mismos, sin embargo, en general para toda técnica fotomacrográfica podemos sugerir los siguientes:

Enfoque:

Una de las etapas que pueden causar mayor frustración en la práctica de la fotomacrografía, (salvo quizá en el caso del uso del objetivo macro) es quizás la de enfocar. Si desconocemos la distancia de enfoque que nos puede brindar el accesorio utilizado, nos podemos encontrar fuera del rango de distancia en que sea posible lograrlo, por otro lado, a mayor acercamiento, la profundidad de campo disminuye, incluso llegando a cubrir sólo unos cuantos milímetros, por lo que en algunos casos no será posible observar en el visor foco sobre todo el sujeto fotográfico.

Por lo anterior es muy recomendable desactivar el modo de enfoque automático, ajustar el objetivo al ꝏ (infinito), la mayoría de los objetivos fotográficos están diseñados para brindar su mejor desempeño óptico en este ajuste y asegurarnos que el diafragma esté en su mayor abertura (consideremos que algunos accesorios pueden desconectar la función automática de éste), ya que de este modo tendremos una imagen lo más brillante posible. Para enfocar el objeto lo más conveniente es acortar o agrandar la distancia entre la cámara y el objeto a fotografiar, lo cual se puede lograr desplazando la cámara o al objeto a fotografiar, para tal fin es muy recomendable el uso de un “riel de enfoque”.

Profundidad de campo:

Si bien ésta se sigue controlando por medio de la apertura del diafragma, debemos tener en cuenta que dependiendo del grado de acercamiento ésta se verá muy reducida, a mayor acercamiento mayor reducción de la profundidad de campo. En ocasiones al encuadrar nuestro sujeto fotográfico no lograremos enfocarlo en su totalidad (en realidad esto sucede en toda situación fotográfica). Esto se debe a que el objetivo de nuestra cámara posee un mecanismo que nos permite enfocar con el diafragma completamente abierto, con la intención de obtener una imagen brillante en el visor y el diafragma se cierra en el momento del disparo con lo que entre otras cosas nos brinda la profundidad de campo elegida.

El modo automático de diafragma, es aquel que nos permite enfocar con el diafragma completamente abierto, independientemente del seleccionado para obtener la fotografía, por lo que si en el anillo de diafragmas colocamos un diafragma medio o cerrado en el visor notaremos una imagen obscura difícil de enfocar.

En el caso de la fotomacrografía, la profundidad de campo también aumenta al cerrar el diafragma, sin embargo, dependiendo del grado de aumento, ésta puede sólo cubrir unos cuantos milímetros por delante y detrás del plano enfocado. Además, en el caso de algunos aditamentos perderemos la conexión automática del diafragma, por lo que al cerrarlo disminuiremos el brillo de la imagen en el visor, a grado tal que podríamos no distinguir los detalles del sujeto. Por lo anterior es muy recomendable que al encuadrar y enfocar nuestro sujeto nos aseguremos de tener el diafragma en su mayor apertura, enfocar el plano deseado y posteriormente cerrar el diafragma considerando las necesidades tanto de exposición como de profundidad de campo.

La velocidad de obturación:

Generalmente en fotomacrografía, se utilizan velocidades de obturación más bien lentas, bien sea por que deseamos mucha profundidad de campo (y cerramos el diafragma) o bien por las condiciones de iluminación. Debemos considerar que el acercamiento obtenido provocará que cualquier vibración del equipo, también sea “aumentada”, por otro lado, cualquier movimiento del sujeto fotográfico también será “aumentado”, lo que generalmente producirá fotografías “vibradas” con poca nitidez.

Para evitar la vibración por parte del equipo se recomienda utilizar un buen soporte para la cámara (un tripié) además de utilizar algún mecanismo de disparo externo a la cámara (disparador remoto). Pero si se presenta la posibilidad de que se mueva nuestro sujeto fotográfico, entonces deberemos asegurar una iluminación que nos permita utilizar velocidades de obturación más rápidas, lo que se puede lograr utilizando unidades de flash electrónico, que dada su duración de destello nos pueden permitir congelar el movimiento. No se recomienda el uso del flash acoplado o incorporado a la cámara, ya que su ángulo de cobertura podría no iluminar al objeto a fotografiar, dada la cercanía entre la cámara y el objeto, por esta razón se recomienda el uso de un flash de anillo o bien un flash sincronizado de modo que nos permita retirarlo de la cámara.

.……………..                     

La sensibilidad:

Dadas las situaciones anteriormente mencionadas, algunos fotógrafos consideran que es una buena idea utilizar materiales muy sensibles, esto es poco recomendable, ya que bien sea en película fotográfica o en el sensor de la cámara digital, esto puede producir fotografías con baja nitidez, bien sea debido al tamaño del grano de la emulsión o bien por el “ruido” producido en la imagen digital.

Recordemos que el grado en que estos factores intervendrán en nuestra práctica fotográfica, dependen del grado de aumento deseado. A mayor grado de aumento, mayor acercamiento, menor profundidad de campo visible y más notorio cualquier tipo de vibración en la imagen. Además, debemos considerar las características propias del aditamento a utilizar, si es que éste nos puede “robar luz” o si nos puede producir algún tipo de aberración óptica.

La técnica de fotomacrografía nos permite lograr imágenes que nos brindan un detalle que a simple vista no podemos notar, en algunos campos de aplicación fotográfica es una técnica indispensable, pero en general es una técnica que permite obtener imágenes de gran impacto estético al despertar al menos un grado mayor de impacto en los espectadores. Tomando en cuenta estas recomendaciones podremos no sólo facilitarnos el trabajo en fotomacrografía, además obtendremos fotografías de mayor calidad técnica.

Referencias:

  • Arnold, C., Rolls, P., Stewart, J. (1974). Fotografía Aplicada. Barcelona: Omega.
  • Jason D. Little (2016) Macro PhotoGRaphy a Short Guide. Photzy a light stalking project. Disponible en www.Photzy.com
  • Martínez, A. y Güido, C. (1996) Panorama de la Fotografía Científica. Reflex año I # 6 México, D.F. pp. 32 – 35,
  • Spencer, D. (1974). Fotografía Aplicada. Barcelona: Omega.
  • Webb, T. & Webb, A. (1981). Techniques of Biological Close Up Photography. Canada: Queen´s University.
Share This